Con el nuevo IFE, el Gobierno ya inyecta recursos por 6,5% del PBI

Arranca hoy la nueva ronda del programa oficial para sostener los ingresos de hogares, empresas y provincias en el marco de la pandemia. entre el nuevo Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), la nueva ronda del ATP y la continuidad hasta el 30 de septiembre de cr√©ditos a tasa cero, El paquete fiscal sigue creciendo y ya lleg√≥ a un total de 4% del PBI. Si se tiene en cuenta la parte monetaria encarada por el BCRA, sube hasta 6,5%. Por eso este a√Īo el rojo fiscal batir√° el r√©cord desde 1975 y llegar√° al 10,5% del producto. Con todo, en comparaci√≥n con el resto de mundo e incluso con la regi√≥n, sigue siendo relativamente menor.

El c√°lculo lo public√≥ la consultora PxQ, dirigida por Emmanuel √Ālvarez Agis. Detall√≥: ¬ęEl paquete fiscal (sin sumar la pol√≠tica monetaria) confirmado por el Gobierno para contener los efectos de la coronavirus (Covidien-19) totalizaba antes de estos anuncios 2,8% del PBI. Si se suma un nuevo pago del bueno extraodinario IFE y ATP completo alcanzar√≠a 3,3%. Y si se estima el gasto en ATP por sectores cr√≠ticos se llegar√≠a a 3,6%. A su vez, el impacto de la reducci√≥n de impuestos a sectores afectados es de 0,4%. As√≠, el paquete fiscal completo conseguir√≠a 4% del PBI y el paquete econ√≥mico, es decir, sumando la pol√≠tica monetaria, llegar√≠a a 6,5% del PBI en el escenario de m√°xima monetarizaci√≥n ¬ę.

la política fiscal expansiva encarada por el Gobierno, que dejó bien atrás al rojo primario de apenas 0,4% registrado en el 2019, se chocó de lleno con una paradoja en el marco de la pandemia: con el multiplicador debilitado por la incertidumbre de los hogares a la hora de gastar y la propia imposibilidad de hacerlo ante las restricciones de movilidad, la inyección de dinero no consigue aplacar la contracción del PBI.

Por ello, adem√°s de batir el r√©cord hist√≥rico de d√©ficit fiscal de los √ļltimos 45 a√Īos, en 2020 tambi√©n batir√° el r√©cord hist√≥rico de ca√≠da del producto: el grueso de las proyecciones prev√© una contracci√≥n superior a la de 10,9% que se observ√≥ en 2002, a la salida de la convertibilidad. Seg√ļn la media de las respuestas del √ļltimo Relieve de Expectativas del Mercado (REM) que publica todos los meses el BCRA, la baja ser√° del 11,6% (seg√ļn la media, del 12%).

Que las agresivas pol√≠ticas fiscal y monetaria en el contexto de la cuarentena no consiga impactar con m√°s fuerza en la actividad, se explica por la lentitud del multiplicador. lo explic√≥ el director del cesado, Andr√©s Asia√≠n, a BAE Negocios: ¬ęLa ca√≠da es brutal e incluso m√°s fuerte de lo que esper√°bamos. Tiene como causa el cierre de sectores enteros por la cuarentena. Y tambi√©n el cambio en los h√°bitos de consumo que implica. Esto debilita el multiplicador del gasto fiscal. Antes uno le compraba al almacenista y √©l con ello iba al restaurante, al cine, a la calle. Ahora se queda en el almac√©n. No se multiplica m√°s. Turismo cerrado, bares, recitales, viajes. El Gobierno inyecta recursos pero se al ahorro y por ello hubo presiones en el d√≥lar ¬ę

De este modo, ha explicado Asia√≠n, para neutralizar los efectos contractivos de la pandemia, y tratar de emular el efecto expansivo regular del multiplicador, el Gobierno se ve obligado a gastar cada vez m√°s. La clave ser√° el programa pospandemia, para el que se espera un cambio de l√≥gica hacia una expansi√≥n de la obra p√ļblica. La pregunta es c√≥mo se financiar√°. Desde el CESO proponen poner a jugar una parte de las puntas bancarios a fideicomisos destinados a fondear proyectos (participar ser√≠a condici√≥n para que los bancos puedan acceder a Leliq).

El informe publicado por PxQ afirm√≥: ¬ęEn t√©rminos hist√≥ricos el gasto primario superar√≠a en 2020 el m√°ximo que, lejos de lo que se cree, ocurri√≥ en el a√Īo 2016, con 24% del PBI. Por el lado de los ingresos corrientes, quedar√≠an 3,7 puntos debajo del m√°ximo de 2015, a√Īo en que alcanzaron 20,1% del PBI. Si se piensa en el gasto Covidien-19 como temporario, los titulados llegar√≠an 21,2%, Un nivel intermedio entre los a√Īos 2017 y 2018. Pensando en la pos pandemia (lo que sea que eso signifique), la recuperaci√≥n de los ingresos del sector p√ļblico y los esquemas que se determinen para la movilidad jubilatoria y por la configuraci√≥n de tarifas ser√°n determinantes para la evoluci√≥n de las cuentas p√ļblicas ¬ę.

Desde el fiscal, entre analistas ya corre la pregunta sobre cómo se financiará el déficit 2020 que el Gobierno proyecta en $ 3 billones, es decir 10,5% del PBI. No es que sea imposible: entre un maquillaje en la valuación de activos, una buena refinanciación de intereses, un desahorro en activos financieros y un para algunos potencial cambio de la carta Orgánica podría aparecer la solución, en caso de que esta proyección de 10,5% se quede corta. Con alrededor de $ 2 billones de gasto por delante (se gastó $ 1,1 billón de las $ 3 billones proyectados), al BCRA le quedarían entre $ 600 millones y $ 1 billón para transferir al tesoro. En general, los analistas consultados por BAE Negocios coincidieron en que de alguna manera el rojo conseguirá ser financiado.

Al margen, o no tan al margen, existe la discusi√≥n sobre si toda esta emisi√≥n monetaria se puede volcar a la d√≥lar en cualquiera de sus versiones, en particular si un arreglo con los acreedores ley extranjera no genera un cambio de las expectativas. En los primeros 23 d√≠as de julio, el BCRA se volvi√≥ vendedor de divisas por USD390 millones y esta din√°mica preocupa. Si bien en comparaci√≥n con √©pocas de corrida este n√ļmero es menor, demuestra que la brecha cambiaria genera expectativas de devaluaci√≥n futura. Aqu√≠ es donde el arreglo con los acreedores funciona como esperanza de que haya un cambio. Y de este cambio de expectativas depende la posibilidad de que el paquete fiscal pospandemia sea ‚Äč‚Äčtodo lo contundente que se necesita.

El remarcar el informe de PxQ: ¬ęDespu√©s del reperfilamiento de agosto del 2019 el Tesoro perdi√≥ acceso al mercado de deuda y recientemente casi 1 a√Īo despu√©s se est√° consiguiendo recuperar el acceso al mercado. Esto tuvo como consecuencia que el d√©ficit financiero del primer semestre ($ 1.187.535 millones) haya sido financiado √≠ntegramente con emisi√≥n. Por otra parte, la evoluci√≥n de la negociaci√≥n de la deuda genera incertidumbre cambiaria. En este contexto un excedente de pesos es, obviamente, un riesgo. Por esta raz√≥n una resoluci√≥n favorable sobre la deuda podr√≠a generar el margen necesario para un paquete fiscal m√°s agresivo. Sin embargo, la ca√≠da de PBI de 10% para este a√Īo podr√≠a pecar de optimista ¬ę.

Podria Interesarte:

Deja un comentario