Con obras hídricas, Kicillof da el puntapié inicial de su plan quinquenal

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, dio el puntapié inicial de su ambicioso «Plan quinquenal«, Con el que busca invertir en infraestructura $ 600.000 millones en cinco años. Mientras le pidió a la legislatura da este distrito el diseño de un proyecto de ley, el mandatario avanza con las obras hídricas que cuentan con financiación internacional, que lograron esquivar la parálisis originada en el segundo tramo del mandato de María Eugenia Vidal y la crisis del coronavirus.

Así lo detalló en diálogo con BAE Negocios, el subsecretario del área, Guillermo Jelinski, enfocado a las tareas en los ríos Reconquista, Luján y Salado y en la búsqueda de fondos para llevar adelante mejoras en cloacas y en el alcance y servicio del agua potable.

La semana pasada, se cerró la financiación con el Banco de Desarrollo para América Latina (CAF) por casi USD250 millones, Para mejorar el sistema de agua potable en el conurbano, Gran La Plata -la licitación se está preparando, y otra para Bahía Blanca y 9 localidades limítrofes, con reparaciones y nuevos acueductos y plantas depuradoras.

Por otra parte, ya se adjudicaron obras para el río Luján por $ 1.600 millones, también financiados por la CAF, al tiempo que está en proceso de licitación tareas en el Reconquista, que financiará el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Por su parte, en la cuenca del río Salado se está trabajando en los tramos 3 y 4 -hasta ahora casi sin avances-, Mientras que «el 1A está casi terminado, el 1B no alcanzaba el 15% y en el 2 cayó la financiación que tenía que el Banco Europeo de Inversiones (BEI)«, Ha apuntado Jelinski. En cuanto a la 1B, se lleva adelante por medio de un préstamo del Banco Mundial que consiguió la provincia.

Jelinski considera que las obras en el Salado «se desvirtuaron» respecto a su objetivo original, porque lo que llevó adelante el macrismo «Era sólo dragado». «En el marco del plan quinquenal le daremos un enfoque más productivo a estas obras», añadió.

Todo en el marco de la «Sistema de alerta temprana» que los organismos multilaterales apoyaron financieramente con los desembolsos para las obras en el Salado, Reconquista y Luján, para que en el medio plazo se compatibilice un único sistema desde la autoridad del agua de la provincia y la participación de los municipios .

parálisis

la baja de los créditos por falta de ejecución fue una constante de la herencia recibida de María Eugenia Vidal, hasta el punto de que la provincia tuvo que pagar multas por USD10 millones. Según el funcionario de Buenos Aires, esto comenzó a observarse en el 2018 «a partir de las negociaciones con el Fondo Monetario, para evitar que los préstamos aparezcan en la columna de la debe» dentro de las cuentas públicas.

«Encontramos 250 obras paradas, la mayoría a partir de agosto, 750 redeterminaciones sin ejecutar y una deuda de $ 11.600 millones», precisó. A esto se sumaron otras situaciones llamativas como el hecho de que Aguas Bonaerenses Sociedad Anónima (ABSA) usar los tarifazos para llevar adelante obras, cuando lo lógico hubiera sido que el dinero se volcara en el servicio y los gastos operativos.

Jelinski también apuntó contra Vidal por haber aceptado hacerse cargo de los subsidios para los servicios públicos, «que era el doble del fondo del conurbano» devuelto en la gestión macrista, por lo que «descalzó toda la caja» de la provincia a pesar de haber recibido una suma suculenta de parte de Nación.

Finalmente, se refirió a la pelea con Mendoza por Portezuelo del Viento y propuso una salida: «hay que compatibilizar los dos estudios de impacto ambiental que ya se hicieron, con uno nuevo que a nivel nacional que permita completar «.

Podria Interesarte:

Deja un comentario