Crisis económica es un virus que mata

Con el paso de los días y sin un plan económico sólido que deje a Argentina atravesar sus día tras día en paz, la recesión económica profundizada por la cuarentena es cada vez peor. Desde la visión enteramente sanitarista de presidente, se optó por sacrificar la economía para el cuidado de la salud, sin ya antes comprender que sin economía, no hay salud.

Analizamos los datos para entender mejor esto. Desde fines de marzo en el que se estableció la cuarentena, mas primordialmente en los meses de abril y mayo, periodos en los que se llegó a las limitaciones económicas más duras, el derrumbe de la actividad económica afectó 285.000 trabajadores registrados, Y considerablemente más a los informales no asalariados.

Como se podía llegar a aguardar, prácticamente 100 días sin producir ingresos, produjo el cierre masivo de decenas y decenas de miles y miles de empresas. Los campos económicos más perjudicados fueron comercio cinco.500 empresas cerradas; servicios de hostelería y restaurants tres.600; transporte y almacenaje 1.900; construcción 1.650; servicios profesionales y científicos 1.143; conjunto de la industria 1.139 y servicios personales 909. Sólo contando el cierre que experimentaron seis campos, llegamos a 15.841 empresas cerradas y 211.700 puestos perdidos.

Analizando más en profundidad, en solo un par de meses de cuarentena llena cerraron más de 18.500 empresas. No obstante Podemos opinar que ahora empieza un repunte? La realidad es que es realmente difícil opinar esto. Solo por el hecho de que hacemos pequeñas proyecciones, el martes el Indec informó 2 datos muy negativos: caída del 26,4% interanual para la industria en mayo, Eminentemente afectando industrias metálicas básicas (-54,8%), automotriz (-73,8%) y el de prendas de vestir, cuero y calzado (-67,9%) y un derrumbe de la construcción, la que cayó un 48,6% interanual.

Claramente, hasta el momento, no existe ninguna luz al final del camino que indique una veloz restauración. Algo que fortalece este término, es como poquito a poco, ciertas provincias comienzan a regresar a fase 1 de la cuarentena a pesares de ser ya cerca de una reactivación en el 100%. Se puede llegar a opinar que regresar a fase 1 es parte de una estrategia política, puesto que con las nuevas disposiciones para el tercer cobro del IFE, solo aquellas zonas que se hallan en fase 1 van a poder cobrar el «bueno» de $ 10.000.

Ramiro Yerra es directivo de Bull Market Brokers

Deja un comentario