¬ŅEn qu√© se diferencian las fisuras y las f√≠stulas de las hemorroides?

Hay un conjunto de enfermedades que afectan a la zona perianal, unas m√°s complejas que otras, que suelen requerir atenci√≥n del especialista proctolog√≠a. la patolog√≠a hemorroidal es la m√°s com√ļn, pero un poco m√°s desconocidas son las fisuras, los abscesos y las f√≠stulas anales, Que pueden cursar con diferentes grados de gravedad. Son trastornos que a menudo se sufren en silencio por verg√ľenza o pudor, y esto hace que se cronifiquen o progresen por falta de cuidados. En personas sanas pueden prevenir evitando el sedentarismo y con dieta saludable.

¬ęNo nos damos cuenta de la importancia de la salud perianal hasta que aparecen una serie de alteraciones que, no siendo graves, causan dolor y un acondicionamiento brutal de la vida cotidiana¬ę, En palabras de Purificaci√≥n Calero, cirujana de la Unidad de Coloproctolog√≠a del Hospital Universitario Santa Luc√≠a de Cartagena, Que asegura que ¬ęel paciente con un problema en el ano pr√°cticamente no puede pensar en nada m√°s que en su dolor, prurito, escozor o p√©rdida de sangre¬ę. Y es que estas enfermedades, que suelen encobrir-, provocan s√≠ntomas suficientemente molestos como para evitar la vida social y / o propiciar el absentismo laboral.

Son muchas las patologías alrededor del ano, desde infecciones de transmisión sexual a diferentes prurito, pasando por dolores anales (proctalgias) de diferentes causas, incluyendo algunos cánceres y la peor consecuencia: incontinencia fecal. Pero aquí nos referiremos sólo a las fisuras, abscesos y fístulas perianales.

P√°nico en el retrete

las fisuras perianales, Heridas abiertas que pueden aparecer alrededor del ano, no revisten gravedad pero son muy dolorosas y cuesta mucho que cicatricen por la propia delicadeza del tejido perianal y tambi√©n por la distensi√≥n muscular que da paso al bolo fecal. Esto interrumpe la cicatrizaci√≥n repetidamente, reabre la herida con dolor, picor y peque√Īos sangrados, originando un c√≠rculo vicioso cada vez que el paciente se sienta en el ba√Īo. ¬ęEl dolor y el prurito pueden durar hasta 2 y 3 horas despu√©s de la deposici√≥n, lo que provoca un p√°nico terrible a ir a el ba√Īo¬Ľ, explica Calero.

¬ŅPor qu√© aparecen estas heridas? No hay causas concretas, pero s√≠ algunos factores desencadenantes que las favorecen, como episodios repetitivos de estre√Īimiento, sexo anal oa veces justo lo contrario: episodios diarreicos que acaban irritante el ano. ¬ęLo que s√≠ sabemos es que se genera la fisura. Por un lado el esf√≠nter del ano se contractura mucho debido a el dolor, se pone hipert√≥nico (con tensi√≥n exagerada) y dificulta a√ļn m√°s la deposici√≥n, y, por otro, no llega sangre suficiente para que la herida cicatrice ¬ę, comenta la cirujana.

El tratamiento estándar para las fisuras agudas (que duran menos de 4 o 6 semanas) puede iniciar con un cambio de dieta, Aumentando la ingesta de fibra y de líquidos para ablandar las heces, y con un analgésico. Cuando esto no es suficiente se puede aplicar una pomada vasodilatadora, A base de nitroglicerina, que relaja el esfínter y favorece la llegada de sangre. Finalmente, si esto no funciona, antes de llegar a la cirugía se prueba con toxina botulínica.

¬ęEl botox paraliza la musculatura del ano y mejora la hiperton√≠a del m√ļsculo. Tiene la ventaja de que dura dos meses y los problemas que podr√≠an derivarse, como alg√ļn episodio de incontinencia, son reversibles ¬ę, apunta Calero, si bien objeta que ¬ęNo es la panacea¬Ľ, Y que si fallan todos estos pasos ya se pasa a la intervenci√≥n quir√ļrgica. Esta es exitosa en el 90% de los casos pero no est√° exenta de complicaciones, ya que al seccionar el esf√≠nter para relajarlo hay riesgo de incontinencia.

La cirujana aclara que en casos de dolor extremo no tratable se recurre a operaci√≥n en primera instancia. ¬ęEs una cirug√≠a muy agradecida porque el paciente entra en quir√≥fano con mucho dolor y cuando despierta de la anestesia est√° como nuevo¬Ľ.

Las fisuras cr√≥nicas son aquellas en las que suele aparecer un peque√Īo absceso bajo la herida y eso obliga a ir directamente a tratamiento quir√ļrgico. Calero incide que a menudo las fisuras se confunden con hemorroides y la gente se automedica ¬ęcon un tratamiento radicalmente diferente que no beneficia en nada¬Ľ.

Este ‘granito’ que se infect√≥

Un absceso es una acumulaci√≥n de pus en tejido org√°nico. No es un grano cualquiera, que s√≥lo afecta superficialmente en la piel, que no duele demasiado y puede desaparecer solo. Si notamos en cualquier zona del perineo (suelo p√©lvico) un peque√Īo bulto doloroso, Caliente y que incluso da fiebre, siempre hay que ir a su m√©dico antes de que empeore la infecci√≥n, y no tomar antibi√≥ticos sin previa revisi√≥n del especialista proctolog√≠a. ¬ęEl absceso siempre es m√°s profundo que un peque√Īo quiste infectado o un hidrosadenitis (Inflamaci√≥n de las gl√°ndulas sudor√≠paras de la ingle), que no tienen complicaci√≥n. Y si aparece en la zona perianal siempre hay que descartar una f√≠stula subyacente ¬ę, advierte Calero.

El 90 por ciento de los abscesos perianales surgen después de la inflamación de unas glándulas cercanas al recto en el que se acumula fluido purulento que intenta drenar por orificios cutáneos, A veces hasta conseguir una comunicación entre el recto, el ano y la piel (fístula). Se sabe que hay cierta tendencia hereditaria a este tipo de abscesos y que son más frecuentes en hombres jóvenes que en mujeres, junto a otros factores predisponentes: diabetes mellitus, Inmunosupresión, sexo anal y enfermedad inflamatoria intestinal (Crohn).

En algunos casos el absceso drena (o el drena el cirujano) y cicatriza correctamente; en otras, el pus sigue un trayecto an√≥malo que puede afectar diferentes zonas anat√≥micas. En el canal anal hay dos m√ļsculos esf√≠nteres circundantes, el interno y el externo. Cuando la bolsa de pus se localiza entre ambos se trata de un absceso interesfinteriano; si est√° fuera se llama absceso isquioanal, y si se sit√ļa en la zona m√°s interna, absceso submucoso. pero el tipo m√°s frecuente es el absceso perianal, Que se sit√ļa por debajo de los esf√≠nteres, en la zona m√°s cercana a la piel, y que puede evolucionar a una f√≠stula anal.

¬ęLa complejidad del absceso la marca la afectaci√≥n de los esf√≠nteres y su profundidad. Los que afectan a unas pocas fibras del esf√≠nter externo tienden a resoluci√≥n espont√°nea, o hacemos un peque√Īo corte en la zona de drenaje¬Ľ, dice Calero , advirtiendo que es mejor no hacer una cirug√≠a agresiva para no da√Īar los esf√≠nteres y aumentar el riesgo de incontinencia fecal. La tasa de recurrencia de los abscesos es bastante elevada, sobre todo cuando Abajo hay una f√≠stula que podr√≠a permanecer cerrada un tiempo pero reactivar con nuevos puntos infecciosos.

Tratamiento de la fístula anal

La f√≠stula anal se considera la fase cr√≥nica de la misma enfermedad supurativa que el absceso, que puede acabar convirti√©ndose en f√≠stula y no hay ninguna medicaci√≥n que lo resuelva. Por eso es tan primordial controlar precozmente los abscesos perianales, Impidiendo que el pus siga un camino hacia la piel en busca de drenaje, a veces por senderos poco predecibles o un t√ļnel lleno de obst√°culos.

Todas las f√≠stulas tienen un orificio interno, un trayecto y un orificio externo. Cuando el absceso perianal intenta drenar origina un t√ļnel en el interior de canal anal (orificio interno) que suele discurrir entre los esf√≠nteres y el espacio interesfinteriano, por desembocar directamente en la piel (Orificio externo). Esta ser√≠a la ruta m√°s frecuente, pero hay f√≠stulas que atraviesan los dos esf√≠nteres y otros que ascienden por el espacio entre esf√≠nteres y luego bajan hacia la piel. Estas son m√°s raras y dif√≠ciles de tratar.

El tratamiento de la f√≠stula es uno de los abordajes m√°s complejos en proctolog√≠a, ya que existe un riesgo elevado de incontinencia. ¬ęHay que valorar muy bien al paciente para que todas las t√©cnicas quir√ļrgicas tienen riesgo, bien de recurrencia o de incontinencia. Es mejor quedarnos cortos porque siempre podemos volver a intervenir, de hacer una cirug√≠a agresiva para limpiar a lo m√°ximo y que se derive una incontinencia fecal ¬ę. Los factores asociados a la recurrencia de f√≠stula anal que enumera esta experta son: hombre joven, f√≠stula compleja, regi√≥n cercana al sacro, trayecto en herradura que afecta a los dos gl√ļteos y cirug√≠a previa incompleta.

Seg√ļn Calero, para tratar una f√≠stula sencilla basta con abrir el t√ļnel, pero las f√≠stulas complejas, que son sobre todo las que aparecen en enfermedad de Crohn y pueden crear laberintos complicados, cuentan con otras alternativas quir√ļrgicas para evitar la reinfecci√≥n. Una de ellas consiste en colocar un seton (especie de cable de silicona) que mantiene el canal tutorizado y se√Īalando el paso de los fluidos purulentos, evitando que busquen otras salidas y que broten nuevos abscesos.

Otros tratamientos de la fístula compleja consisten en llenarla con células madre, que antes se obtenían del propio paciente, pero ya se comercializa como fármaco y consigue curar hasta el 50 por ciento de las más difíciles, Sin que exista el riesgo de incontinencia de la cirugía. También se puede intentar desecar el trayecto de la fístula y cerrar los esfínteres que se habían seccionado para poder acceder. Y, en otras ocasiones, incluso cada tramo del trayecto se trata de una manera diferente.

¬ęEs conveniente que el mapa del trayecto f√≠stulas estudie antes de la intervenci√≥n mediante ecograf√≠a o resonancia, pero a veces no podemos hacer una exploraci√≥n profunda del ano hasta que el paciente est√° dormido en quir√≥fano. De hecho pueden aparecer trayectos secundarios que no hab√≠amos visto y hay que decidir en caliente ¬ę, detalla la cirujana, concluyendo que¬Ľ siempre hay que cuidar los esf√≠nteres como si fueran de oro¬ę.



Podria Interesarte:

Deja un comentario