Para Moody’s, la reestructuración de las deudas provinciales darán aire fiscal

La calificadora de riesgo crediticio Moody ‘s aseguró que la reestructuración la deuda de las provincias permitirá a los gobernadores ahorrar dinero destinado a intereses por impulsar la recuperación de la economía.

En un informe, la firma recordó que tanto Río Negro, como Mendoza y Buenos Aires dejaron de pagar los intereses de bonos colocados en el mercado internacional y, curiosamente, resaltó que cuanto más se flexibilicen las negociaciones con los acreedores, podría llevar a políticas públicas más débiles para incrementar el gasto corriente y discrecional.

«Como la mayoría de las provincias se encuentran en un proceso de reestructuración de deuda en moneda extranjera, el alcance de la condonación de la deuda determinará sus niveles de crecimiento futuro«, Evaluó la calificadora.

Para Moody ‘s, «las características de los cambios de deuda y la estructura de capital que surja de las negociaciones determinará las perspectivas de crecimiento, Ya que menores servicios liberará espacio fiscal para impulsar oportunidades de inversión «.

En este sentido, la firma sostuvo que «las próximas elecciones gubernamentales son en 2023, por lo que la carga de la deuda reestructurada recaerá sobre las administraciones futuras «.

Por otra parte, Moody ‘s advirtió por suba del desempleo a las provincias a partir de la pandemia de coronavirus, que «afecta a los gobiernos regionales a través de sus efectos en la economía local». «Más aún, un descenso en las contrataciones del sector privado incrementa la necesidad del empleo público para impulsar la economía», lo que pone en dificultades sus cuentas públicas, si se tiene en cuenta que los salarios estatales se llevan aproximadamente el 50% de los presupuestos.

Mientras tanto, Además del 45% de los puestos de trabajo dependen del sector manufacturero, comercio, construcción y hoteles y restaurantes, Como en el caso de Buenos Aires, Mendoza, Tucumán y Córdoba, lo que por su parte, en la Capital Federal se acerca al 25%.

«Los ingresos provinciales y dependencia de sectores ligados a la demanda de los consumidores también determinará la severidad del choque», apuntó el reporte.

Al mismo tiempo, «la reducción de ingresos y la incertidumbre económica golpeó la confianza de los consumidores y por lo tanto la demanda de bienes duraderos «, lo cual se verá reflejado en la recaudación de tributos provinciales ligados a la compraventa de coches o de propiedades.

En el primer caso, Santa Fe y Córdoba aparecerían como las menos afectadas, Mientras que en Mendoza hay una menor incidencia del gravamen sobre las operaciones inmobiliarias. Sin embargo, «todas sufrirán por la baja en Ingresos Brutos», que representa casi el 80% de sus ingresos propios.

Así, la transferencia de recursos nacionales a los distritos proveerá un amortiguador contra los ingresos debilidades.

Podria Interesarte:

Deja un comentario