Alberto flexibiliza la «cuarentena de comunicación» de los ministros de su Gabinete

La última semana, los ministros de Gobierno nacional que habían sido una parte del reparto volvieron a pisar las tablas de la escena pública. Puede haber sido por la caída de la imagen positiva de gobierno nacional o bien por la reaparición del ex- Mauricio Macri que llegó a irritar los ánimos de los campos críticos, mas desde la vivienda de Olivos incitaron las salidas de los funcionarios frente a los medios

El trabajo que efectúa cada uno de ellos de los ministros y funcionarios es notorio: la implementación del programa ATP de Asistencia a la Producción y el Trabajo, La flexibilización del acceso a las divisas para importar recursos de capital para reactivar o bien el control de Costos que están bajo la batuta del ministro de Producción, Matías Kulfas, son un caso.

La actividad de la titular de la Anses, María Fernanda Raverta, insistiendo con la prórroga del Ingreso Familiar de Urgencia (IFE) , La terea de contención y asistencia del ministro de Desarrollo Social, Daniel Riachuelo, son menos perceptibles que la que ejecuta el Salud ‘> Ministerio de Salud mas igualmente infatigable y compleja.

Pero ninguno de los actores directos de esta acción y, en suma, los que conocen mejor las rugosidades y los éxitos, tiene bandera blanca para explicar de manera directa las medidas. Toda la comunicación quedó a cargo de Presidente de la Nación, Alberto Fernández, y de su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que tuvo mucha influencia por haber respondido a los críticos de la administración con un meme del hombre araña.

Aunque el presidente reniegue de los profesionales de la comunicación, múltiples ya habían advertido sobre el vacío comunicacional.



Comparaciones (no tan) aborrecibles

Si bien Alberto Fernández no se muestra cariño a proseguir los consejos de los consultores y / o bien encuestadores, la verdad es que hace diez días le llegaron a funcionarios de Gobierno por lo menos 3 resultados de consultoras que midieron exactamente la misma curva: un desarrollo de la imagen negativa del jefe de Estado y un descenso de la ponderación positiva equiparando la situación entre mayo y junio.

Asesora D’Alessio Irol y Berensztein

De pacto con las cantidades procesadas en el primer mes del verano, la imagen del Presidente de la Nación concluía el mes:

  • D’Alessio Irol y Berensztein: Imagen positiva cae de 59% a 56% – Imagen negativa sube del 34% al 37%
  • Ricardo Rouvier: Imagen positiva cae de 65,8% a 62,4% de – Imagen negativa sube 31,3% a 35,3%
  • Aresco: Imagen positiva cae del 74% al 65% – Imagen negativa sube de 23 a 33%
Imagen positiva y negativa de Alberto Fernández

Datos de la asesora Aresco

Está claro que no hay una razón excluyente. Mas la caída de la imagen positiva, el agotamiento social frente a la extensión de la cuarentena que la semana próxima cumple 4 meses y el ahínco monumental que hace el Gobierno para acomodar la escasez de recursos para solventar la necesidad de que no se deteriore más todavía la situación laboral, industrial y empresaria pasa todas y cada una de las facturas juntas.

La última semana, los canales y las radios se llenaron de las voces de los ministros Matías Kulfas (Desarrollo Productivo), Daniel Riachuelo (Desarrollo Social), Ginés González García (Salud), Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Luis Basterra (Agricultura ); la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; el titular del Bice, José Ignacio de Mendiguren, aparte de Raverta y Mercedes Marcó De el Puente (AFIP).

En el Gobierno aseguran que, si los ministros no toman más estrellato, es por el hecho de que «Alberto es el mejor portavoz». Eludiendo la tentación de dichas sobre estar en la misa y la procesión, o bien cualquier variación, la omnipresencia del Presidente de la Nación semeja tener un límite. Y que llegó la hora de parar de ser Presidente, Jefe de Gabinete y portavoz, todo en uno, para abrir el juego para salir a robustecer su administración.

Deja un comentario