El 63% de los empresarios espera que la crisis se agudice en el segundo semestre

Para la mayoría de los empresarios argentinos, lo peor de la crisis aún no pasó. Según la encuesta de expectativas de julio realizada por IDEA, 63% de los ejecutivos consultados cree que la situación económica en el segundo semestre del año empeorará (38% considera que será mucho peor y 25%, moderadamente peor). En tanto, un 10% espera que sea igual a la primera mitad de 2019.

Es decir que para el 73% de las empresas encuestadas, 2.020 no promete dar tregua.

Será sin duda un año para el olvido. El informe revela que para el 88% de los empresarios, el primer semestre fue mucho peor a lo previsto (Un 97% manifestó que la economía emporio).

Los resultados de la encuesta, se presentaron ayer en una rueda de prensa virtual, están marcadamente influenciados por el parate económico, tanto local como internacional, que generó la pandemia de Covidien-19, aunque las expectativas previas al estallido de la coronacrisis tampoco eran demasiado alentadoras.

Un dato que llamó la atención en esta edición es que ni siquiera el frente externo luce prometedor. El informe revela que por primera vez son más las empresas que esperan disminuir sus exportaciones que las previstas aumentarlas. Un 29% afirmó que reducirá sus ventas externas contra el 26% que señaló que las aumentará; el 45% no estima modificaciones.

En tanto, por segunda edición consecutiva, se vio un deterioro en las expectativas vinculadas a la inversión y el empleo. Apenas un 14% espera aumentar sus inversiones y sólo el 13% prevé incrementar moderadamente su personal en los próximos 12 meses.

El economista Luis Secco, que participó de la presentación hoy de los resultados de la encuesta de IDEA, ha destacado que la inversión está en el nivel más bajo del que se tenga registro.

En tanto, Eduardo De Alessio, que es quien está a cargo de la elaboración de esta tradicional relevamiento semestral, indicó que su impresión es que las pocas inversiones que se están pensando son para «estirar y optimizar la capacidad productiva más que para incrementarla «.

Ambos coincidieron en que todas las expectativas están «demasiado condicionadas por un factor que nadie manje, que es la duración de esta crisis sanitaria».

Respecto a las variables macroeconómicas, 78% de los ejecutivos encuestados espera que el dólar siga subiendo (O que el peso siga devaluando), el 32% que aumenten las tasas y el 35% que suba del riesgo país.

Secco indicó que las expectativas sobre estas últimas dos variables están muy influenciadas por la dispersión de opiniones que hay respecto al arreglo de la deuda.

Deja un comentario